jueves, 10 de diciembre de 2009

Arbol de Navidad

Los árboles artificiales son hechos de PVC (cloruro de polivinilo), uno de los plásticos más dañinos para el medio ambiente, es un material no reciclable que es derivado del petróleo.

Si tienes un árbol artificial, úsalo – pero toma precauciones ya que los árboles artificiales a menudo son tratados con el sumamente toxico plomo para estabilizar el PVC. Se debe lavar las manos después de tocar el árbol. El 85 por ciento de los árboles artificiales se producen en China. Estos se transportan por barco y luego en camión hasta llegar a los almacenes, lo cual contribuye a la contaminación que produce el calentamiento global. El plomo y el PVC que contienen se quedan en los basureros por años y pueden llegar a contaminar el agua del subsuelo.

Los árboles naturales son preferibles a los artificiales, sin embrago, debes seleccionar con cuidado. Cuando los árboles de navidad naturales están creciendo, proporcionan ventajas al ambiente como hacen todos los árboles. Los árboles vivos son esenciales para combatir el cambio climático ya que reducen el dióxido de carbono que contribuye al calentamiento global y nos protegen de las consecuencias que este causa, incluyendo la sequía, inundaciones y el clima extremo.

Los árboles que se cultivan para árboles de navidad, requieren aplicaciones repetidas de pesticidas durante sus típicos ocho años de vida. Por lo tanto, mientras crecen y una vez que están en tu hogar y cuando se desechan pueden contribuir a la contaminación del aire y el agua, los árboles se transportan en camiones muchas veces por grandes distancias desde donde crecen hasta el mercado local contaminando el aire y contribuyendo al calentamiento global. Para minimizar estos impactos, puedes buscar árboles orgánicos o árboles criados en granjas locales o aquellos que son cultivados de una manera sostenible.

Después de los días festivos, lo recomendable seria que los árboles de Navidad se reciclaran, utilizandolos como abono en jardines y parques. El reciclaje de árboles evita que árboles muertos sean transportados de nuevo, evitando más contaminación y generación de CO2 y así mas calentamiento global.

Una buena opción es tener un árbol vivo. Esta opción sin embargo puede ser costosa y difícil ya que mantener un árbol vivo y replantarlo no es una tarea fácil, debe considerarse solo si tienes experiencia con ellos.

Puedes establecer una nueva tradición y simplemente no comprar árbol. Puedes en vez adornar un árbol exterior vivo, una planta casera, o hacer tu propio árbol de materiales reciclados, haciendo la celebración aún más personal y notable.

Las luces de Navidad LED son la mejor opción porque ahorran energía. Estas usan alrededor de un 80 por ciento menos energía que luces convencionales.
Aun así, recuerda apagar las luces cuando no estés en casa y antes que te vayas a dormir.

En este link puedes comparar gastos entre convencionales y LED

2 comentarios:

Anónimo dijo...

excelente nota, voy a compartirla con mis estudiantes y a motivarlos para hacer un arbol reciclado para el salon! GRACIAS!

Generacion Verde Guatemala dijo...

Excelente :-)